Un abrazo

Casi no puedo creer que se nos acaba el 2016, un año de muchísimo aprendizaje y crecimiento. Un extraordinario año en el que tuve la fortuna de conocer y atender muchos nuevos pacientes, hacer amigos increíbles, viajar y descubrirme más agradecida con la vida que nunca.

Sin duda desequilibré un poquito la rueda de mi vida; ésta se inclinó hacia el trabajo y perdí el poco músculo que le quedaba a mi cuerpecito. Habré de enmendar ese y otros errores pero lo que sí me queda claro es que ahora sí no tengo nada que pedirle a Dios, sólo agradecerle con toda el alma el que mi mamy siga presente, activa e incondicional en mi vida, que mi hijo mayor esté cumpliendo su sueño de estudiar una maestría , que los otros dos estén encausados en las carreras que escogieron y sean extraordinarios estudiantes.Agradezco 26 años de matrimonio y la complicidad inigualable de mi esposo en mi vida. Estoy feliz de saber que entregué ya mi cuarto libro, que habrá de publicarse a principios de año.Emocionada que Viajar por la vida tenga nueva reimpresión y que mis   otros dos libros sigan vigentes en librerías y presentes en la lista de regalos de muchas personas. Cómo curar un corazón roto me ha regalado 16 reimpresiones y  Elige no tener miedo estrenó hace poco nueva portada. Todas bendiciones que son posibles gracias a las personas que me siguen, que me escuchan en la radio, que buscan mis conferencias y Tanatotips en Youtube y que están siempre alertas de programas de televisión donde aparezco y talleres que imparto. De verdad, Muchas gracias.

El otro día me llegó un mensaje a mi teléfono, era un amigo argentino que me comunicaba que su más reciente libro es ya un éxito de ventas en España. Ese amigo que ahora atesoro, ha estado en mis estantes con sus cuentos y relatos desde hace más de 15 años. Lo he escuchado en audiolibros, mirado en entrevistas de televisión, escuchado en vivo siempre que tiene conferencias y ahora, ese incomparable amigo será quien presente mi libro en el 2017. ¿Me pregunto si hay algo más que todavía pueda pedirle a la vida? Porque como les digo, a Dios ya solo le doy gracias y le digo SEA. Lo siento tan cercano a mi, tan aprobatorio de lo que hago y busco lograr en el corazón de las personas, que vivo con una gran paz y fe insertas en mi corazón.

Creo que la respuesta es Sí, hay algo que quisiera mucho. Un capricho que tal vez alguno de ustedes pueda hacerme realidad por eso me atrevo a comentarlo. Me encantaría saludar y recibir un abrazo de Miguel Bosé. Tendría que agacharse mucho eso sí, pero si alguno de ustedes lo conoce bien y ahora que esté por México para sus conciertos en febrero puede hacerme realidad este sueño,  prometo solemnemente( lo consiga o no) seguir esforzándome cada día más en sembrar en las personas una visión positiva con respecto a la pérdida. Contagiar a todos de mi alegría por la vida y mi positivismo; ese mismo que me hizo creer que la Tanatología un día sería tema de mucho interés, que lograría reunir a 7000 personas en un evento para escuchar hablar de ella, que me permitiría llegar a los programas de radio más escuchados y sumar muchas personas a esta red de apoyo que un día soñé formar y hoy es una realidad.

Todo comienza con un sueño, yo me voy a la cama esta noche con la ilusión de ese abrazo y en una de esas,” en una de esas, el Oso habla” ¿Verdad mi querido Dr. Jorge Bucay? Será un honor tenerte conmigo para presentar a La niña a la que se le vino el mundo encima.¿ Así, o más agradecida y emocionada con la vida?

Feliz Navidad para todos, por favor no dejen de soñar y cuenten siempre conmigo.

foto-navidad-blog

Anuncios

Se vale soñar

Sé que los tiempos son difíciles, que no hay abundancia económica en la mayoría de las personas. Que las noticias que escuchamos y de las que nos enteramos cercanas a nosotros nos dan miedo y angustia anticipatoria. Que bajo este contexto, a punto de acabar el 2016, llegue una vocecita a decirnos que lo mejor está por venir ,puede enojar a muchos. Sin embargo, esa voz que es la mía, no se va a detener .Lo seguiré diciendo y seguir sembrando esperanza en los lugares donde haga falta.

Nada, nadie y ninguna circunstancia debe robarnos la posibilidad de soñar y de luchar para que esos sueños se hagan realidad. Les quiero contar una historia real que los que me conocen, saben emerge desde el fondo de mi corazón.

Como muchos de ustedes saben, yo estudié letras, mi pasión es leer y escribir. Carlos Fuentes fue siempre mi autor favorito en ficción y Jorge Bucay en no ficción. De ambos he leído todos sus libros hasta ahora y es más, en el carro escuchaba los CD s que acompañaban los textos del maestro Bucay. Mis hijos se aprendieron Sus cuentos para pensar, de memoria de tanto que los escuchábamos. Un día, el 7 de Marzo de 2015 (el día menos pensado, como suelo decir) mientras estaba en camerino para salir a dar una conferencia en Durango, escuché en el pasillo una voz que desde siempre retumbaba en mis oídos y en el alma. Solo alcancé a decir ¡No! y vi entrar al Dr. Jorge Bucay acompañado de mi marido. Simplemente me le lancé a los brazos y él con una bondad inexplicable me acariciaba la cabeza y me decía, “Disfruta tu público, es tu noche” Le expliqué que era su fan, que conocía todos sus textos y que  él aparecía siempre en mis bibliografías. Me firmó un ejemplar de  mi libro Viajar por la vida y yo le dedique uno también. Les prometo que  yo temblaba de emoción.En 5 minutos tenía que salir a escena ante 6,000 personas y yo lo que quería  era prolongar  una eternidad ese abrazo.

Al comenzar a hablar y bajar la vista al público cual no sería mi sorpresa que en la primera fila y con una libretita en mano, listo para tomar apuntes, estaba sentado Jorge con una humildad y sencillez que jamás podré olvidar.

Podría contarles todo lo que ha pasado después, gracias a Danielo Hernández y Jesús Peyro este encuentro se repitió y hoy ,debido a la increíble generosidad de Jorge Bucay puedo decir que tengo el privilegio de su amistad.

Les comparto que en mi nuevo libro que saldrá en enero 2017, la contraportada estará engalanada por la opinión del Dr. Bucay sobre mi historia. ¡Todavía no me lo creo! y habrá más, mucha más historia y saben ¿por que? Porque sigo creyendo que los sueños se cumplen, porque he trabajado mucho para que así sea y porque creo que me lo merezco. Cuando esos tres factores se conjuntan y el tiempo marca su pauta, todo puede pasar.

Por eso quise compartirles esta historia a mes y poco que termine el año, para renovar sus ganas. Fortalecer su espíritu y saber que si yo pude alcanzar lo que supera por mucho mis ilusiones, ustedes también pueden.

Vamos juntos por un 2017 que se caracterice por un decreto: Se vale soñar.

El que mantengamos los pies en la tierra no nos obliga a dejar ahí mismo la voluntad.

img_7755

Esta es mi cara al hablar por teléfono con mi autor consentido y mi inspiración favorita. ¿Hace cuanto que no sonríes así? Genérate esa sonrisa.

 

 

Turistas y viajeros

Hay dos clases de paseantes por la vida: aquellos que palomean los lugares por visitar, van y se toman la selfie para compartirla en redes y decir que ya fueron (turistas) y aquellos que exploran un lugar, le entran a su gastronomía por exótica que parezca y viven el sitio. Lo hacen suyo. Esos son los viajeros. Viajar por la vida (título de un libro que les recomiendo ampliamente) es un privilegio de incalculables proporciones.

Hace poco regresé de  India, dos semanas para ser exacta y me ha llevado este tiempo acabar de tomarme la Vibramicina (medicina par prevenir malaria), ponerme al día en pendientes y acabar de asimilar todo lo vivido por esas tierras lejanas.

Aunque el viaje haya terminado India sigue viajando en mí. Me sorprendo pensando en ella a la menor provocación, imágenes asaltan mi cerebro en todo momento. Me descubro sonriendo sin aparente motivo en total agradecimiento a la vida por la oportunidad, por lo perfecto de la experiencia y por haber sido partícipe de un pulso acelerado, de una fe apabullante y de un mundo colorido con quien siento haber tenido una cita  desde hace  ya mucho tiempo.

Me prometí a mi misma no regresar diciendo que hay pobreza y suciedad, eso ya lo sabemos y por acá también tenemos la nuestra. Decir esas cosas es hacer una versión reduccionista de otro universo, eso fue India para mí. Un lugar donde en muestra de afecto y sin connotación sexual los jóvenes se toman de la mano, donde si a mí me parece raro ver una cobra saliendo de un cesto al sonar de una flauta al que la lleva le parezco más rara yo por mi color de piel y ojos. Un encuentro espectacular con siglos de historia, infinidad de Dioses y sus reencarnaciones, pensamiento mágico y excelente dotes de comerciante en sus habitantes. Todo eso junto y personificado en un señor de no pocos años que hace a la perfección la sentida Hindú que yo nunca he podido lograr.

Estoy tan feliz de que mis ojos vean más allá de las cosas que pueden distraerlos porque si bien una vaca comiendo basura a mitad de la calle es llamativa lo es mucho más la tolerancia para diferentes credos religiosos y  el respeto a la vida en todas sus manifestaciones. Espero y quiero que quien visite nuestro país también sepa ver más allá de la inseguridad o la contaminación y no hable solo esas cosas de México. En la vida hay mucho subtexto y hay que aprender a leer entre líneas.

Yo no fui a “encontrarme” a India, ya me tenía bastante ubicada. Fui a disfrutarme a India; a saber que aún soy capaz de montar un camello, andar en elefante, aprender conductas y pensamientos nuevos, salirme de mi zona de confort, reducir mi espacio vital, aguantarme las ganas de comprarlo todo y  con ello traer a casa un poquito de aquella tierra mágica.

Lo que sí espero haberles traído a todos es una Gaby más profunda, más empática, más tolerante y si eso es posible, aún más feliz.

Amo ser viajera y los invito a que lo sean ustedes también.

site_0252_0008-750-0-20151104113424

 

 

La sorpresa del mar

Hace poco tuve oportunidad de tomarme unas vacaciones y claro que decidí ir al mar. Digo claro porque cada vez me es más evidente que lo mío es el calorcito, la libertad y el espacio no ajetreado de reflexión. Iba decidida a nadar con tiburones ballena, es la temporada y parecía algo que debías de hacer si visitabas esos mares. Sin embargo al conocer las condiciones de la excursión, las dos horas y media que había que pasar en la lancha persiguiéndolos, las pocas posibilidades de encontrarlos y de así ser, la rapidez con la que había que zambullirse para nadar a su lado me hicieron desistir de la idea.

Opté por un plan más tranquilo que era ir en una lancha, snorkelear (lo he hecho tan poco en mi vida que ni sé si así se escribe), ver hermosos peces y  disfrutar el paisaje. Ya en el paseo de la lancha, en pleno mar abierto de pronto de la nada, sin aviso previo, saltan junto a nosotros una familia de delfines. Eran 5 o 6 no lo sé bien, eran dos pequeñitos y otros mucho más grandes. Hermosos. Para nada se sintieron inhibidos o amenazados por nuestra presencia. Era como poder tocar esa inocencia pura  en ellos, que no creían posible que alguien pudiera querer dañar a  un ser tan amigable.

No sé si alcance a describirles con palabras lo que sentí en ese momento. El privilegio con el cual me sentí bendecida. Yo siempre he amado a los animales marinos, de hecho me gustaba visitar acuarios y parques marinos para ver sus espectáculos. Pero mis hijos ,que parece  que no están viviendo su primera vida, sabiamente me decían que no había que fomentar aquello. Que no eran las condiciones naturales para esos animales y que el cautiverio era cruel. Yo alegaba que  ahí se hacían planes de conservación de especies y que ¿cómo iba yo a ver una ballena o unos delfines en su estado natural si no vivo cerca del mar? Ellos respondían: “si no los ves es porque no tienes que verlos pero no deben sacrificarse para que tú los veas”.

Dejé de visitar zoológicos y acuarios pero la verdad no había cambiado totalmente mi forma de pensar. Hoy sí. El regalo maravilloso de verlos jugar, brincar en libertad sin expectativas de ningún tipo. Es decir no había que hacer un truco para obtener un pescado, no tenían que saltar y tocar una pelota. Aquí solo tenían que ser libres y felices  sin buscar agradar a nadie.Mandaban esa vibra clara que todo ser (incluidos los humanos), muestran su mejor versión cuando simplemente son y no esperamos nada de ellos.

Claro que no tengo una foto  del momento que compartirles, todo ocurrió tan rápido pero fue tan definitivo en mi vida que hoy agradezco la sorpresa y la lección que me dio el mar.

Firma esto, una Gaby nueva a sus 50 años.¿No es eso una maravilla también?

IMG_2207

Sentir cosas

Si pudiera hablarse de Tanatología en el futbol esta sería la crónica ideal. Felicidades Luis Madrigal tu pluma como el buen balón, siempre hace sentir cosas. Se los comparto.

Diëresis

Era algún momento del segundo tiempo extra cuando mi abuela pidió que le prendiera a la máquina de oxígeno.

“¡Me muero! ¡Me muero!”, gritaba cómodamente, con una coca en la mano, desde su sillón que se reclina solo.

A veces es difícil tomarse en serio a la abuela, sobre todo porque asegura que sostiene conversaciones con la Virgen de Guadalupe -el portero de su edificio, encima, se llama Jesús- y jura que la ha llegado a visitar el abuelo muerto, al que nunca le gustó tener en casa en vida.

Pero, en todo caso, la final de Eurocopa que se definió con un tiro de un hombre que nació en Guinea-Bisáu y que había jugado sólo 13 minutos en todo el torneo autorizaba prácticamente cualquier exabrupto.

Es imposible hablar de ese partido sin hablar de Cristiano Ronaldo –Rolando, según la abuela-, una figura de tal tamaño mitológico que ya ha conseguido…

Ver la entrada original 719 palabras más

EKR maestra de maestras

Hoy es 8 de julio, un día como hoy hace 90 años nació Elisabeth Kübler-Ross en Zurich, Suiza. Nació para ayudar, para servir y para dar alas de mariposa a quienes tenían miedo a morir, estaban enfermos o lloraban la muerte de un ser querido.

Estudió medicina siendo la bata blanca de médico la primera cosa realmente solo suya ,ya que como trilliza creció siempre compartiéndolo todo con sus dos hermanas. Se casó y se mudó a Estados Unidos donde logró una especialidad en psiquiatría y tener dos hijos.

Siendo maestra de la universidad de Chicago organizaba seminarios para sensibilizar a los doctores y enfermeras con respecto al trato hacia el enfermo terminal. Trabajó mucho con pacientes con Sida, y viviendo en California se relacionó con espiritistas y mediums ya que empezaron a interesarle experiencias fuera del cuerpo. Esto le trajo muchas críticas en el ámbito científico.

Sufrió varios infartos cerebrales y en uno de ellos quedó paralizada. Nunca dejó de escribir, o de dictar sus pensamientos y filosofía de vida porque de eso es de lo que habla realmente la tanatología, de vida.

Su legado es inmenso tanto en bibliografía como en aprendizajes. Hay quien dice que su teoría sobre las etapas del duelo es obsoleta ,pero basta ver que quien lo afirma, no trabaja con enfermos terminales, pues para ellos fue que la Dra. Ross estableció esas fases que siguen vigentes y dan mucha luz y claridad en el proceso.

Elisabeth hablaba de aceptación y transición, dos palabras que son muy difíciles de asimilar pero que cuando uno logra hacerlo te devuelven la paz necesaria para vivir con la frente muy en alto y la satisfacción del deber cumplido hasta el final.

Dra. Kübler-Ross en este aniversario de su natalicio quiero decirle Gracias, en nombre mío, en el de todos mis pacientes y colegas. Gracias porque nos ha enseñado a ver el fin de la vida como el comienzo de algo; porque cambió el sufrimiento por sentido y el apego por amor incondicional. Seguiré siempre honrando su memoria y enseñanzas desde mi muy humilde trinchera, usaré esas alas que usted me regaló para el servicio a los demás, la felicidad y aceptación de los tiempos y ciclos de la vida.

Que sea éste el primero de muchos pequeños homenajes que en su nombre estaré realizando. ¡Viva siempre Elisabeth Kübler-Ross!

IMG_3171

 

 

Más pronto…llegó ya

Qué rápido se pasa la vida. Frase trillada y pero cierta letra a letra. Hoy mi mamy me recordó que hace tres meses que no escribo en mi Blog, es decir: desde que tengo 50 años no había escrito.

En la celebración de mi cumpleaños se me ocurrió decir que llegaba a esta edad sin canas, sin lentes y sin sobrepeso, pero que no importaba porque tenía buenos amigos, familia y mucho amor. Se me hace que la vida, que me toma muy en serio, me escuchó. Ayer  los subtítulos de una película se leían muy borrosos, comencé a quejarme de la señal de internet, de la baja calidad y en eso, mi hijo me prestó sus lentes.¡Zaz! Se hizo la luz. Ya está, a mes y medio de mi gran declaración la vida me recordó que más pronto cae un hablador que un cojo. Así que espero las canas en cualquier momento y seguro que después de estos días de asueto  los kilos andan por ahí al acecho. Gabriel García Márquez, en voz de su personaje principal en el  libro Historia de mis putas tristes, dijo que a esta edad uno ya empieza a tener miedo a equivocarse. Error es aprendizaje y aprendizaje es crecimiento así que bienvenido todo lo que haya de venir, que todo ello sea pues, prueba inequívoca de que estoy viva.

¿Y tú? ¿Estás vivo?¿Despierto y actuando o expectante y en pausa? No postergues más aquello que has estado deseando lograr. Sal a la calle a buscarlo, deja a un lado las excusas y pretextos que la vida es aquí y ahora mientras estamos esperando que algo grande suceda. Lo verdaderamente grande es estar vivo, cumplir años y tener a quién contárselo.

Por eso hoy quiero agradecerles de una manera muy especial por su amable seguimiento, por su lectura atenta y sus comentarios. Este Blog, mis libros, mis Tanatotips en Youtube, mis intervenciones en programas de radio y televisión, todo ello tiene un solo objetivo. Acercarme a ti lector y contagiarte mi manera alegre de transitar la vida, la visión de una tanatóloga que no ha aprendido a pensar como mayor y se niega a abandonar el optimismo y la esperanza.

Gracias por estar ahí y por celebrar la vida a mi lado.

IMG_5559

Se nos acaba el año…no la vida

Qué estado de ánimo tan especial reina en estas fechas. Todo el mundo se apresura a comprar regalos, a prevenirse con lo necesario para la cena y el modelito a usar. Por más que corramos, la nostalgia parece alcanzarnos. Llegan a nosotros como fantasmas de Dickens el  de las navidades pasadas; recordándonos a quienes hoy ya no están con nosotros y  que con su partida parecen habernos quitado un poco la ilusión de las fechas. Llega también el fantasma de la navidad futura y con miedo pensamos que tal vez ya no veremos muchas más juntos en familia, o con salud, o con trabajo. Calmados todos, diría mi hijo. Se nos acaba el año pero no la vida.

Vale recordar los viajes realizados, las personas tan interesantes que conocimos este año y  también las  otras que por diferentes situaciones se fueron de nuestra vida. Todo suma a que hoy seamos quienes somos.

Tengo claro  que soy una persona agradecida y por ello quiero dejar plasmado aquí mi corazón lleno de esa palabra, la más hermosa de nuestro idioma español, que es GRACIAS:

Por su seguimiento a este blog, por su paciencia en esperar nuevas entradas, por seguirme en todas mis aventuras como mi canal de You Tube Gaby Tanatologa, por haber hecho de Cómo curar un corazón roto un éxito de ventas con 13 reimpresiones, por tener en la mesita de noche a Elige no tener miedo y Viajar por la vida que siguen invitándolos a vivir bien, por emocionarse con mis programas de radio con Martha Debayle,  Dr.César Lozano y Janett Arceo entre otros. Por leerme en la revista Moi , pero más que nada por su confianza y cariño.

Qué suerte la mía de estar viviendo estos tiempos de interactividad con los lectores y seguidores, de medios electrónicos, tweets y Face Book donde puedo sentirme tan cercana a ustedes, servirlos y tocar su alma.

Siempre he dicho que cuando un corazón se rompe no se hace pedazos, se abre y entonces le caben más personas. Gracias por permitirme ser una de ellas y  vivir en el de ustedes.DSC_3390

Feliz Navidad, y que el 2016 nos haga sonreír tanto que llegue a ser contagioso. ¡Que se note que hemos crecido y que si de algo estamos llenos es de vida y no de pavo!

¡Los quiero!

 

El pulso de la vida

Una prueba inequívoca de vida es tomarle el pulso a alguien. Si no podemos percibir el torrente sanguíneo, el fluir de la vida por las venas, entonces es factible asegurar que esa persona ha muerto.

Conviene tomarnos el pulso de vez en cuando, saber si estamos acelerados o es apenas perceptible. Me refiero a reconectarnos con la vida, darnos cuenta si estamos viviendo la vida que queremos vivir o ella nos vive a nosotros. No es un juego de palabras es un tema de tomar el control y decidirnos a realizar los cambios necesarios para volver a ser felices.

A esta vida venimos a tres cosas fundamentalmente: a ser felices, a ser la mejor versión de nosotros mismos y a ayudar a otros a que lo sean. ¿Vas bien?  Si no, es momento de recalcular el rumbo. Vuelve a bombear en tu vida alegría, capacidad de asombro, gozo existencial y disfrute por los pequeños momentos.DSC_3242 No te compliques la vida esperando que sucedan Grandes Cosas, la vida está transcurriendo mientras tú esperas su llegada.

Como tanatóloga te digo: La vida es corta, dure lo que dure es corta.

Me impacta escuchar a alguien decir ” Quiero leer novelas, ahora que mi vida ya acabó, quiero leer de la vida de otros.” Señores, señoras esto no se acaba hasta que se acaba, como decía Don Fernando Marcos, comentarista deportivo: Hasta el último minuto tiene 60 segundos.

Me parece muy bien que quieran leer pero para seguir viviendo, viajar no para escapar de su realidad sino para que la vida no se les escape.

Lo que estresa a una tanatóloga

Para muchas personas el simple hecho de escuchar la palabra muerte ya les causa estrés. Más de una me ha dicho que cómo puedo ser tan positiva si todo el día escucho historias de dolor. Para el tanatólogo, el dolor tiene un sentido y acompañar a alguien en su tránsito doloroso es un privilegio que puede compararse con muy pocas cosas en la vida. El estrés sin embargo, no es siempre malo como lo pensamos. Cierto estrés es necesario para vivir; entiéndanlo como las cuerdas de un violín. Si están demasiado tensas se revientan pero si están muy flojas de ahí no puedes sacar buena música. Es la tensión perfecta lo que hace que el instrumento y la mente humana, den su mejor función.

Estresarte por algo te relaja de las cosas que habitualmente estás pensando. Se llaman presiones alternas y significa activar otros circuitos de la mente. El carpintero tal vez descansa en casa viendo televisión y el ejecutivo haciendo carpintería en el hogar. Se trata de hacer algo distitno a lo que normalmente haces para no sentirlo como trabajo sino como distracción. Ir a los juegos de la feria, o a remar a unos rápidos puede que no parezca relajación para algunos pero inclusive el gritar y sacar adrenalina, ayuda a que se destensen los músculos del cuerpo.

Quien ya leyó Viajar por la vida, sabe mi historia con la bicicletas. Hoy anduve en ella más de 9 kilómetros. Recorrer las calles de mi ciudad, la misma ruta que normalmente tomo para ir a mi programa de televisión de los jueves pero ahora esperando con ansia un semáaforo en rojo para descansar un poquito, fue realmente divertido. Para algunos de ustedes que aprendieron a montar la  bici desde niños puede que esto no tenga ningún mérito pero creanme que para mí es toda una hazaña. Y pensaba mientras conducía que me quedó cierto trauma  por haber chocado una vez y ahora cada que siento que me rebasan por la derecha me desestabilizo un poco. Así seguramente para quien ha tenido una pérdida emocional , la cercanía de personas extrañas o el estar en un lugar ajeno a casa debe causarles inquietud. 

Yo tengo a mi lado en estos recorridos, a mi marido que me va echando porras, dirigiendo y a mis hijos abriendo camino. Tal vez y sólo tal vez, sea eso lo que intento hacer para mis pacientes. Ayudarlos a seguir viajando por su vida después de  haber recibido un buen raspón.

Ojalá que cada día se sumen más personas al Ciclotón de la Cd. de México, que conquistemos esos espacios normalente destinados a los automóviles y que sintamos que hacemos algo productivo para nuestro cuerpo. Saber que pertenecemos a un grupo de personas que como siempre digo, buscan la paz y el bien.

la-foto