He oído de tus libros

Es un enorme privilegio trabajar para tratar de mitigar y dar un sentido al dolor de las personas. Me siento muy bendecida al cumplir  19 años de ejercicio profesional como tanatóloga.

No hay un solo día aburrido o rutinario en mi vida; cada familia, cada usuario es un caso distinto y único. No dejo de sorprenderme, para bien con la fortaleza y resistencia de las personas y para mal con el nivel de violencia, impunidad o poca salud mental  de la que sufren algunos.

Con lo que sí de plano no me siento cómoda, es con los dolientes que quieren que se les resuelva el tema del duelo por ellos. “Ayúdame a ayudarte” me dan ganas de decirles pues de verdad que un proceso de duelo es un trabajo por realizar y no un mero trámite burocrático de vida al que pudiera mandarse a otra persona a hacerlo en lugar de uno mismo.  Tu dolor es tuyo, enfréntate a él y yo, con mucho gusto te acompaño en el camino.

“¿Cuanto dura el duelo por la muerte de un hermano?” me preguntó el otro día un paciente. Sin ser aficionada a las recetas de cocina emocional, me aventuré a decirle que alrededor de un año el proceso más difícil. “¿Es lo menos?” Me preguntó de vuelta. ¡Me estaba regateando!

Así como en la comida Fast food, queremos hoy duelos de microondas y soluciones express. Una pastilla mágica o la varita que nos ayude a deshacernos de la incómoda sensación de sufrir. Hemos perdido  la paciencia para extraer significado de nuestras vivencias, no queremos lecciones buscamos satisfacciones.

Alguien que está roto solo puede dar pedazos. Sanar toma tiempo y es ir pegando uno a uno  los pedazos de nuestro corazón para fortalecer el músculo y crecer a partir de lo vivido.

Todos preferirían morir dormidos, es decir, no darse cuenta. Eso es una evasión al dolor físico y no me preocupa, lo que sí me aflige es que quieran vivir la vida de la misma manera. Dormidos. Que las lecciones se les pasen de largo, sin detenerse a una reflexión o a sufrir la incomodidad de un duelo.

Dormir con alguien es incómodo, estar embarazada lo es también. Parir y extrañar a alguien ni se diga, pero benditas incomodidades que me recuerdan que estoy viva, que siento y vibro.

Ayer poniéndome al día en mis correos descubrí uno que me decía lo siguiente:

Hola. He oído hablar de tus libros. ¿Será que puedas darme un consejo para no sentirme tan mal por haber terminado mi relación con mi novio?  

Claro que le daré respuesta, pero a partir de ese mensaje se me ocurrió extender la invitación y el consejo para todo aquel que lea mi blog:

No se limiten a oír hablar de mis libros, léanlos. Todo lo que tengo que decir está plasmado junto con mi corazón en esas páginas. Lo que sé, lo que soy y lo que más deseo para ustedes puede leerse de izquierda a derecha en una hoja blanca. No busquen la receta fácil o el atajo para curar y madurar. Pasen a través del dolor y dense el permiso de detenerse a pesar de lo vertiginoso de nuestro ritmo, para leer un libro frente a una taza de te. Se pueden sorprender y descubrir porqué he nombrado a mis libros Tanatólogos de buró.

Oír hablar de las Jacarandás jamás se asemejará a la sensación de verlas. ¿Me dan una oportunidad  de tocarlos a distancia? Lean mis libros.

Cómo curar un corazón roto Ed. Diana

Elige no tener miedo Ed. Booket

Viajar por la vida Ed. Diana

La niña a la que se le vino el mundo encima Ed. Diana

Disponibles en librerías, iBook, Kindle y Googleplay. Amazon y Audible.com jacarandas

Anuncios

2 pensamientos en “He oído de tus libros

  1. Es como cuando a una persona le preguntaron si le gustaba la música clásica y contestó “Sí, me gusta mucho, pero no tengo alguien favorito, mmm no me acuerdo…” Si algo te gusta, te acuerdas a la perfección, puedes hasta volver a experimentar en el recuerdo esa sensación de felicidad que te causó el probar un rico chocolate, una rebanada de pastel o hasta un bolillo recién salido del horno…

    Le gusta a 1 persona

  2. ESTO LE VA A PASAR A ALGUIEN, VA A QUERER COMPRAR AMOR, SU PAZ Y SU ARMONÍA PERO SE DARÁ CUENTA QUE EL DINERO NO LO PUEDE COMPRAR, Y SIENDO EGOÍSTA, NO ENCONTRARÁ ALGUIEN MEJOR QUE YO. ME SIENTO TRAICIONADA, PERO SOBRE TODO DECEPCIONADA, Y SÉ QUE TENGO QUE EMPEZAR A LA DE YA A LEERTE, PORQUE HABER OÍDO PLATICAS Y DE OTRAS EXPERIENCIAS, NO ME BASTARÁ, SI, YA QUIERO ACABAR MI DUELO, Y YA DEJÉ LA NEGACIÓN, EN UN TRIS TRAS, ME FALTA UN BUEN, PERO AQUÍ TENGO LAS INDICACIONES. GRACIAS COMO SIEMPRE. TAMBIÉN ES TRISTE QUE SIEMPRE QUISE REGALAR TUS LIBROS A FAMILIARES Y AMIGOS QUE LO NECESITARON, LA IRONÍA ES QUE AHORA ME FALTAN A MI.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s