¿Susto o miedo?

IMG_0920Hace unas semanas la tierra tembló, sacudió todo con tremenda fuerza y nos cambió la vida. A unos por que perdieron a sus seres queridos, a otros porque perdieron sus casas o la seguridad de vivir tranquilos en ellas. A otros más, porque se nos recordó de forma brusca la fragilidad humana y nuestra muerte eventual.

Hoy hay que retomar la calma y la rutina. Recoger los pedazos de nuestra actividad diaria y seguir adelante. El precio de no hacerlo es muy alto; se llama depresión.

Todos experimentamos un susto enorme. Éste pasa, si lo dejas pasar. Si lo alimentas diario y lo prolongas con angustia anticipadora e hipervigilancia, entonces se vuelve una actitud. Se vuelve miedo. Ahí es donde entra tu poder de decisión, la capacidad que todos tenemos de decidir si lo que hemos vivido nos va a destruir o por el contrario, a construir en una mejor persona. Mucho cuidado con creer que el temblor pasó para eso, pasó para que la tierra se acomodara, para que las placas liberaran tensión y la energía se abriera espacio. No pasó para darnos una lección. Sinceramente creo que Dios no tiene esos métodos didácticos.

Pero ya que queremos encontrarle aprendizaje y crecimiento pregúntense:

¿Por qué me asusté tanto? ¿Por qué me decepcioné de algunos que no reaccionaron como yo hubiera querido o necesitado? ¿Por qué me da tanto miedo morir?

Tal vez la respuesta esté en función de no querer que esta vida se acabe, pues la estamos pasando muy bien o por el contrario; negociar un plazo más largo para ver si ahora sí logramos ser felices. Sea cual sea la razón, no hay tiempo que perder. Pongámonos de pie, reactivemos economía y planes a corto y mediano plazo. Vivamos, porque justo eso hay que hacer antes de morir, vivir.

Es tal vez el momento de crecer, de ser autodependientes y suficiente para cubrir nuestras necesidades. Puede ser que sea el momento ideal para transformar el miedo en fe o en proyecto de vida. Encontrar una misión y un sentido que nos motive y guíe. No creo que la opción sea la depresión o la no acción que es siempre la respuesta del miedo. Un país paralizado es presa fácil y los mexicanos tenemos una historia de resistencia y resiliencia. Hagamos honor a ella y volvamos a sonreír que a nadie le faltamos el respeto  con nuestra alegría. Al contrario, esa es la manera desde nosotros estar bien para poder inspirar y ayudar a otros.

Les mando un fuerte abrazo a todos y cada uno de ustedes, no dejo pasar la oportunidad de decirles que los quiero y que son importantes para mí. Los lectores le dan sentido a lo que uno hace como escritor y los amigos le dan razón a uno para siempre seguir adelante.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Susto o miedo?

  1. Hola Gaby: Gracias por la reflexión. Muy, pero muy cierto lo que planteas. Las preguntas deben de ir en el sentido que planteas y no como cuestionantes a Dios y por que nosotros? Yo ya me había preguntado: por que me dio tanto miedo? Y cierto, fue porque pude ver la fragilidad que tiene la vida, puede cambiar en cualquier instante. También pude ver que hay cosas que no puedo controlar y que me afectan directamente y también eso me estreso. En fin, podríamos seguirle. Pero ahora que sigue? Creo que retomar el rumbo, consciente de que puedo seguir adelante porque tengo lo necesario para ello y es que tengo vida. Gracias por tus líneas, yo también te quiero mucho. Cuídate y sigue escribiendo porque lo haces bien. Mercedes

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s