Los tiempos cambian

No cabe duda que como decía Augusto Monterroso, la vida es un movimiento perpetuo. Todo cambia y de manera muy veloz. Por eso amo esa canción que dice  “…en un mundo que va a la velocidad del rayo, aguanto el paso más sostenido de tu mano”.Sin embargo estas últimas semanas me atrapó el vértigo y la velocidad; nada es igual que antes. 

El corazón desea que algunas cosas nunca cambien , que se mantengan intactas así como las amas. Congelar nuestros momentos y de paso poner en vitrina de cristal a todos los que amamos para que no les pase nada “malo”. Malo sería que pudiéramos hacerlo. Detener el tiempo y aprisionar el viento alteraría enormemente el fluir de un plan maestro. No lo conocemos, no nos gusta, pero lo que viene conviene y así hay que entenderlo. 

Por ello, aunque mis cantantes favoritos ahora proyecten su rostro en la imagen de una virgen o usen falda en el escenario y yo no sea la misma niña 

  que bailaba sin cesar al ritmo de sus notas; aún así sigo y seguiré curiosa por saber qué me depara el futuro.Diciendo Sí a la vida, bajo cualquier circunstancia, cada mañana.

Los invito a hacer lo mismo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s