Don Quijote y sus molinos

Mi gusto y respeto por Don Quijote nace hace ya muchos años. En una ocasión tomé un medicamento que me generó una gastritis erosiva. Así que con una anemia muy severa caí en cama y no tenía fuerzas ni para leer. Mi papá, sabiendo que sin letras la vida no me sabe igual, se sentaba con su acento español a leerme las aventuras de Don Quijote de la Mancha.

Cada día un capítulo, un episodio maravilloso de caballerías e idealismo mientras yo recuperaba mi salud. No sé si fueron sus melódicas palabras o la cantidad de hierro y buena comida que me dio mi mamá, pero salí adelante literalmente fortalecida, con armadura y escudo para enfrentar la vida. Saberte amada y cuidada por quienes te dieron la vida, despierta en ti ese poder para superar cualquier obstáculo.

Hoy pienso que la tanatología nos convierte en soñadores; en esa extraña especie casi en vías de extinción, que piensa que la felicidad es posible y que lo material jamás será base sólida para construir sobre ello. Que da importancia a los valores, los ideales , la responsabilidad y el amor.

Leer ese magnífico libro de Miguel de Cervantes Saavedra te lleva a preguntarte de dónde sacaba fuerzas ese caballero andante para no desfallecer, para seguir creyendo y librar sus batallas aunque otros consideraran inútil su misión.

¿Para qué regresar una estrella de mar al agua cuando se ha quedado varada en la arena, qué diferencia puede hacer si son miles las que mueren de esa manera? Pues para esa que retornas al agua, para esa vida que tocas, sí tiene sentido lo que haces.

Hoy quiero agradecer a ustedes, mis molinos de viento, mis cómplices y testigos implicados que le dan sentido a lo que hago. Que me leen, que me preguntan, que quieren como yo seguir creciendo y darle una respuesta a la vida. Gracias porque en su voluntad de vivir y honrar bien la memoria de quienes ya no están con nosotros, hacen que mi yelmo esté lustrado y brillante, que siga creyendo que mi misión es importante.

Sé nunca lograré abolir el dolor; la muerte no es mi enemiga.Pero al menos podré acompañar a los dolientes y descubrir juntos qué sentido tienen esas lágrimas en nuestra vida como maestras, como lecciones y como aprendizajes.

No se den por vencidos mis ejércitos, cada día vamos sumando más personas a estas líneas de pacífica batalla emocional.

Cada vez nos abrimos paso entre los escépticos construyendo ventanas donde ellos sólo podían veían muros.

Y dejemos a los que no entienden, las sabias palabras del autor del libro que he citado: “…ladren perros, señal que vamos pasando.”

20140730-110756 p.m..jpg

Anuncios

5 pensamientos en “Don Quijote y sus molinos

  1. Gaby Dios te siga permitiendo ser su instrumento para llevar paz, amor, fortaleza y consuelo al corazón de tantas personas. Mil bendiciones.

    Me gusta

  2. Me gusto mucho tu escrito y tu libro de como curar un corazon roto.

    Soy maestra de tanatologia en la licenciatura en enfermería. Y tome un diplomado de tanatologia. Esta área disciplinar me fascina y ha renovado mis valores y principios. Amar y felicidad son mis frases del presente. Gracias por compartir tus lecciones de vida.

    Me gusta

  3. Gaby, hasta hoy supe de tu blog, que hermoso escribes! Gracias por tu gran luz! Y que fortuna saber que tenemos a una persona que de verdad es una gran estrella y guía muchas vidas!!
    Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s